Marcial Maciel: El capellán de los ricos


Por Raymundo Rivapalacio

Con más de una década de retraso, llegó la disculpa de la orden de los Legionarios de Cristo a los mexicanos, tras admitir que su fundador Marcial Maciel sí era lo que por años se denunció -un pederasta? y, todavía peor, que vivió una triple vida como sacerdote católico y polígamo. “Estamos profundamente consternados y tenemos que reconocer que son ciertas las acusaciones contra el padre Maciel”, dijeron en un comunicado hace unos días, “por lo que no podemos mirar a su persona como modelo de vida cristiana sacerdotal”. Ya. La orden cremó su memoria en leña verde y, ¿todo se acabó? No es fácil borrar un largo túnel negro donde la defensa de Maciel tomó formas amenazantes, atacó los principios de libertad y provocó la furia de las clases más poderosas del país para defender a un sujeto del cual, ahora, se defienden con el silencio.

Durante lustros, el padre Maciel fue construyendo un imperio y un escudo protector. La clase más rica del país le entregó a sus hijos para que los educara y formara; algunos de ellos tomaron el camino del celibato, hubo familias que vieron con dolor cómo sus hijos e hijas se iban con Maciel al seminario, y políticos que lo buscaban por favores. Maciel no disponía de la gracia de Dios, pero sí la de su representante en la Tierra, el papa Juan Pablo II, que al darle acceso privilegiado a El Vaticano le entregó un poder que usó muy bien en México.

Maciel tenía defensores de varios calibres, algunos más belicosos que otros, que lo veían como su guía moral y salvador. No había lugar para detractores, a quienes trataban con peroratas y sobre quienes movilizaban todas las fuerzas del poder a su alcance para acallarlos. Así lo hicieron, en el caso más célebre, con un novel canal de televisión que difundió los testimonios de personas que en su niñez dijeron haber sido abusados sexualmente por Maciel. Buscaron desacreditarlos y al canal lo asesinaron con un boicot publicitario. Los Legionarios de Cristo movieron a miembros del gabinete del entonces presidente Ernesto Zedillo para amenazar al dueño del canal, y varias de las empresas más grandes de México dijeron que si había programa habría represalias, que cumplieron.

Hoy, los protagonistas de aquella demostración de fuerza en 1997, de censura y represión, están callados, como si buscaran que el tiempo borre la memoria. Quienes agredían en correos electrónicos cada vez que el prestigio de Maciel quedaba en entredicho, también están en silencio. Los políticos que lo procuraban, que se desvivían para que Maciel les abriera las puertas de El Vaticano para sus fines terrenales, como sucedió con la esposa del ex presidente Vicente Fox, Marta Sahagún, que lo cultivó para que le anularan su matrimonio y pudiera casarse por la Iglesia, tocaron la retirada. ¿Hipocresía? ¿Vergüenza? ¿Indignación? ¿O, simplemente, control de daños?

Maciel era de los suyos. El padre defenestrado nunca tuvo prurito en estirar la mano y pedir dinero. Lo hizo durante décadas en el mejor espíritu de la escuela de un sistema político que operaba con trueques y privilegios. Maciel era un hombre muy poderoso. Fundó los Legionarios de Cristo en el sótano de su casa en la ciudad de México en 1941, desde donde empezó a construir un imperio. Desde la Vía Aurelia, una de las calles más viejas de Roma, levantó una orden que hoy tiene 800 sacerdotes en 18 países, 145 colegios, 21 institutos superiores y nueve universidades. Con una membresía calculada en 70 mil personas. Sus bienes se estiman en 28,000 millones de dólares, y tiene un movimiento laico, Regnum Christi, con más de 70 mil afiliados en el mundo.

El principio del largo fin comenzó cuando en New Haven, Connecticut, los grupos económicos dominantes en la región, molestos porque los Legionarios de Cristo compraron las publicaciones católicas The National Catholic Reporter y Twin Circle en 1995, estimularon la circulación de rumores de antiguos alumnos del noviciado sobre la pederastia de su fundador. Esos murmullos terminaron como reportaje en febrero de 1997 en la primera plana del periódico Hartford Courant. Meses después, un periódico mexicano, La Jornada, publicó los testimonios de los sacerdotes y ex religiosos que habían denunciado al diario estadounidense los abusos sexuales contra ellos cometidos por el padre Maciel, y poco después aparecieron en la televisión mexicana, en CNI Canal 40.

Maciel denunció que los “conspiradores” querían minar su liderazgo, y durante un largo tiempo consiguió neutralizar las denuncias, ayudado por la negación de las élites -que le habían dado todo- de una realidad que cada día era más evidente. Las luchas políticas dentro de la Iglesia católica en Estados Unidos hicieron estallar los escándalos de pedofilia entre sacerdotes norteamericanos, con lo cual se fue abriendo brecha allá, y en México con Maciel. Su protector, Juan Pablo II ya no pudo seguir defendiéndolo, y el cardenal Joseph Ratzinger lo investigó. Al asumir el papado como Benedicto XVI, lo forzó a retirarse del ministerio.

Maciel murió a principios de 2008 a los 87 años, pero no fue sino hasta la semana pasada, en medio de toda una crisis de la Iglesia católica por sus sacerdotes pedófilos y llamados por la renuncia de Benedicto XVI, que los Legionarios de Cristo decidieron cortar con su fundador. Se dicen sorprendidos por lo que encontró la investigación vaticana sobre él, pero en realidad sus directores sabían cuando menos hace un año que Maciel no era la persona que la mayoría creía, sino un pecador obsesivo. ¿Por qué callaron durante este tiempo? También ellos han traicionado a los miles que les siguieron. Quizás, como Maciel en su momento y las élites ahora, porque creían que el silencio los salvaría. Apostaron mucho y han perdido mucho. El pago que tienen que hacer a los mexicanos, hasta ahora, no alcanza para saldar la deuda.

1 comentario

  1. Javier said,

    abril 24, 2010 a 5:25 pm

    Felicidades, Grandes Investigaciones Y aclaraciones .
    Faros Luminosos en medio de una Espesa Oscuridad


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: