En dos décadas se acentuó la deserción de la feligresía católica

 

http://www.lajornadajalisco.com.mx/2010/03/29/

***

La Jornada Jalisco, 29 de marzo de 2009, p. 3.

En dos décadas se acentuó la deserción de la feligresía católica

Por Juan Carlos G. Partida

En 1950, el 98.21 por ciento de las personas mayores de cinco años en México declaró ser católico, mientras que en el año 2000, el 88.73 por ciento dijo profesar este credo, de acuerdo a cifras proporcionadas por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI). En Guadalajara, por su parte, entre 1980 y 1990, un total de 189 mil 381 personas dejaron de profesar la religión católica, de manera oficial, de acuerdo a la historiadora Laura Campos Jiménez.

“Datos extraoficiales señalan que cerca de 28 millones de mexicanos han desertado de las filas del catolicismo y han optado por otra confesión religiosa o han dejado de ser creyentes. A este respecto, y siendo menos conservador, el propio cardenal Sandoval afirmaba en 1997, que ‘para el año 2000 podría haber 30 por ciento de mexicanos no católicos’”, dice la especialista en su ensayo El cardenal Sandoval, la indiferencia religiosa y el Estado laico en México.

“En este texto planteo, desde mi punto de vista, cuál es el móvil de la jerarquía eclesiástica en su pugna contra el Estado laico mexicano: la desbandada religiosa, el secularismo actual y la pérdida de influencia y poder en la sociedad contemporánea”, agrega.

Campos Jiménez dice que a nivel nacional, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) ha reconocido que tan sólo 7 de los 89 millones de mexicanos que dicen ser católicos, son practicantes (el 6.7 por ciento de la población), de acuerdo a un reciente estudio del Instituto Mexicano de Doctrina Social.

En el ensayo trata de presentar las razones por las que ha crecido la deserción de fieles católicos. Un fenómeno reconocido desde hace varios años por el propio Sandoval Íñiguez, quien afirma que los jóvenes de estas generaciones “crecen como paganos”, al carecer de formación religiosa.

“Ante tales aseveraciones, resulta discutible el hecho de que el arzobispo de Guadalajara no presente ninguna autocrítica o análisis imparcial en donde ofrezca respuestas claras sobre los orígenes del “indiferentismo religioso” que, como él mismo reconoce, se vive en la actualidad, sin asumir, por otro lado, algún grado de responsabilidad ante tal situación”, dice la historiadora por la Universidad de Guadalajara.

Explica que el “indiferentismo religioso” y “desbandada religiosa” caminan en un mismo sentido. Y luego ejemplifica: En América Latina, de acuerdo a cifras publicadas por la CEM, alrededor de 12 mil personas abandonan cada día las filas de la iglesia católica. De 1970 a 1990, 40 millones de latinoamericanos dejaron de ser católicos.

Dinosaurios, sotanas y matrimonio

La cascada de datos continúa en el trabajo de la especialista, quien afirma que no obstante que la grey católica decrece porcentualmente, es un hecho que la jerarquía católica en México está imposibilitada para atenderla personalmente.

“En primer lugar, porque la mayor parte de la citada feligresía, tiene escaso o ningún interés en acercarse a los clérigos para ser formada en la fe que dice tener. Por otra parte, quienes sí tienen ese interés (el 6.7 por ciento de la población), no alcanzan a ser atendidos dado el insuficiente número de sacerdotes (13 mil 380 en México), cuestión, por otro lado, que no parece tener solución porque las vocaciones sacerdotales no crecen a la par de la supuesta demanda del pueblo católico”.

Un dato revelador es que el promedio de edad de los sacerdotes en activo es de 57.3 años en promedio, lo que agrava sin parar el déficit actual. No se trata entonces sólo de la indiferencia religiosa, sino de la propia imposibilidad de la jerarquía eclesiástica “que sigue viendo, de manera inevitable, el éxodo de fieles a otras alternativas religiosas”.

Campos Jiménez también señala el mito que significa el retiro sexual al que deben someterse los sacerdotes, pues en el país existen “cerca de dos mil curas católicos casados, y el hecho de que la CEM no sabe que hacer con ellos y con el problema colateral que este hecho representa”.

“Hoy, alrededor de 90 por ciento de las mujeres que abortan y toman la píldora anticonceptiva, son católicas. La escasez de curas, el colapso del sacerdocio en muchos países y los escándalos sexuales suscitados al interior del clero, han causado desencanto en grandes sectores de la sociedad.

 

Por la “libertad religiosa”

La historiadora se muestra extrañada que la jerarquía católica mexicana, pese al evidente estado descrito en el anterior contexto, continúe su abierta intervención en política, con la participación por supuesto de los propios políticos.

“Aunque un amplio sector de la sociedad se pronuncie en desacuerdo con esta injerencia y perciba que la actual estrategia episcopal (apoyada en el gobierno federal y en los medios de comunicación que tradicionalmente están a su servicio), sea un continuo y sistemático ataque al Estado laico, con lo cual estaría buscando la forma de recuperar los privilegios que la élite jerárquica disfrutó sin contrapesos hasta la época de la Reforma en el siglo XIX”.

Considera que ante tal panorama, la jerarquía católica enfoca sus cabildeos, negociaciones, alianzas y ex comuniones para lograr que el artículo 24 constitucional sea modificado, en el apartado sobre libertad de creencia y culto para suplirlo por el de libertad religosa.

Ello permitiría introducir la educación católica en las escuelas públicas, subvención estatal para los ministros de culto y para sus actividades litúrgicas; la operación de capellanías militares en las instalaciones castrenses, el control directo de medios de comunicación electrónicos, entre otros pliegos petitorios.

“La jerarquía católica pretende trasladar el culto, la instrucción religiosa y el confesionario a las escuelas públicas, ante su evidente fracaso en el terreno de la catequesis en nuestro país y la consiguiente desbandada religiosa, como atinadamente lo reconocen el cardenal Sandoval y los obispos mexicanos en su conjunto”, concluye la historiadora.

La Jornada Jalisco, 29 de marzo de 2010, p. 3 (haga click).

Ensayo: El cardenal Sandoval, el indiferentismo religioso y el Estado laico en México (haga click)

***

El Informador, 30 de marzo de 2010, p. 2B (haga click).

***

La influencia decreciente de Juan Sandoval

                                                                                                                                                                                                

Por Juan Carlos G. Partida

Pasada una de las épocas principales de la Iglesia católica durante el año, queda muy claro que la crisis de esta agrupación cristiana en Jalisco está en severa caída libre porque ni sus muy tradicionales representaciones del vía crucis logran recuperar el fervor de antaño, perdido en el paganismo de las nuevas generaciones que con tanta tristeza reconoce el cardenal San Juandoval Iñiguez. 

Los datos de las unidades de Protección Civil de que no se reunieron más de 25 mil asistentes durante los llamados días santos en la Judea en Vivo que se realiza en San Martín de las Flores, son un síntoma que no puede ocultarse. Máxime cuando se trata de un hecho que cada año es más notorio ante la baja de espectadores. 

“Yo no ví, pero yo sé que van muchos. No te creas, a la mejor fue un canchanchán de Protección Civil y tú le creíste”, dijo el purpurado cuando se le cuestionaron los motivos de la baja afluencia, una respuesta muy al estilo científico de la Iglesia católica y su reconocimiento siglos después de comprobado de que la tierra si es redonda o que gira alrededor del sol. 

Ante la evidencia de cómo baja la feligresía, lo que no quiere decir que disminuya la fe en Jesús como el representante trinitario del poder divino, lo mejor es irnos a datos oficiales de otros canchanchanes. Por ejemplo en 1950, el 98.21 por ciento de las personas mayores de cinco años en México declaró ser católico, mientras que en el año 2000, el 88.73 por ciento dijo profesar este credo, de acuerdo a cifras proporcionadas por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI). 

En Guadalajara, por su parte, entre 1980 y 1990, un total de 189 mil 381 personas dejaron de profesar la religión católica, de manera oficial, de acuerdo a la historiadora Laura Campos Jiménez, una estudiosa  de la Arquidiócesis que preside San Juandoval. 

“Datos extraoficiales señalan que cerca de 28 millones de mexicanos han desertado de las filas del catolicismo y han optado por otra confesión religiosa o han dejado de ser creyentes. A este respecto, y siendo menos conservador, el propio cardenal Sandoval afirmaba en 1997, que ‘para el año 2000 podría haber 30 por ciento de mexicanos no católicos’”, dice la especialista en su ensayo El cardenal Sandoval, la indeferencia religiosa y el Estado laico en México.

Campos Jiménez dice que a nivel nacional, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) ha reconocido que tan solo 7 de los 89 millones de mexicanos que dicen ser católicos, son practicantes (el 6.7 por ciento de la población), de acuerdo a un reciente estudio del Instituto Mexicano de Doctrina Social.

“Ante tales aseveraciones, resulta discutible el hecho de que el arzobispo de Guadalajara no presente ninguna autocrítica o análisis imparcial en donde ofrezca respuestas claras sobre los orígenes del “indiferentismo religioso” que, como él mismo reconoce, se vive en la actualidad, sin asumir, por otro lado, algún grado de responsabilidad ante tal situación”, dice la historiadora por la Universidad de Guadalajara.

Explica que el “indiferentismo religioso” y “desbandada religiosa” caminan en un mismo sentido. Y luego ejemplifica: En América Latina, de acuerdo a cifras publicadas por la CEM, alrededor de 12 mil personas abandonan cada día las filas de la iglesia católica. Esto se representa al recordar que de 1970 a 1990, 40 millones de latinoamericanos dejaron de ser católicos.

Si la curia jalisciense insiste en querer ignorar lo que es tan evidente y que se ha mostrado no solo en las judeas, sino en celebraciones tan importantes como las peregrinaciones a las parroquias de San Juan de los Lagos, Zapopan o Talpa, es evidente que no llegarán a ningún lado y permitirán que la deserción y la decepción por la propia actuación de los miembros de la Iglesia y sus dirigentes, crezca con resultados aún más trágicos para quienes viven de la fe ciudadana.

Por eso extraña que aún ante el evidente desencanto, ante la influencia cada vez menos trascendente de la Iglesia sobre sus supuestos seguidores, aún continúen teniendo potestad sobre los anquilosados políticos jaliscienses sin importar color partidista o filiación personal. Por algo será que aún temen a las ex comuniones dictadas desde la vena de los intereses terrenales.

http://elrespetable.com/item-la-influencia-decreciente-de-juan-sandoval

***

Página de inicio

Anuncios

11 comentarios

  1. Dip. Salvador Caro Cabrera said,

    abril 11, 2010 a 1:27 pm

    Laura: gracias por compartir la entrevista y las notas; muy interesantes sus puntos de vista, descriptivo del momento y objetivo, saludos.

    Dip. Salvador Caro

  2. julio 27, 2010 a 12:00 pm

    Resulta muy interesante e instructivo este artículo y yo me pregunto ¿porque será? ¿de que sirvieron las cinco visitas del Papa a nuestro país?
    ¿Podría ser porque al fin ya nos estamos cansando de que se predique una cosa y se practique otra, de que se confunda ‘la fe’ con los ritos?

    Jerónimo El Ciudadano escribió algo al respecto que puede consultarse en http://jeronimoelciudadano.wordpress.com en donde se agradecerán sus comentarios.

    Gracias.
    Jerónimo El Ciudadano.

  3. Celina said,

    diciembre 7, 2010 a 11:55 am

    Leí el artículo y el comentario de Gerónimo y lo único que puedo decir es “Ojo” con los curitas……..’mucho ojo’, pues algunos aprovechan su investidura para difundir ‘cosas’ como si fueran los únicos que conocen la verdad y no las respaldan con la humildad, pobreza y castidad a que están obligados, 0 qué, ¿ya no hacen votos?

  4. José Manuel Baquedano said,

    mayo 20, 2011 a 8:01 am

    La deserción de católicos se debe principalmente, en mi opinión, de gente joven que no esta siendo evangelizada adecuadamente, además de que la jerarquía catolica esta siendo muy politica, no se interesa por el servicio a las personas, no convive con ellas, no las visita.

    Ofician misas especiales para famosos y politicos, pero no a los humildes y sin dinero. No visitan las casas ni los presos ni los hospitales. En cambio los pastores evangélicos son mas introspectivos y humanos con la gente, por eso se identifican más pronto, ademas de que enseñan una relación más personal y de ejemplo para con Dios, no ultilizan los santos ni las vírgenes inventadas ni nada de supercherias; sus creencias son, en su mayoria, tomadas de textos biblicos, unas bien otras mal, pero estan más humanizados y apegados a la palabra de Dios. Un pastor puede ser casado, lo que hace que entienda más las crisis matrimoniales, los problemas con los hijos, etcétera. Un obispo jamás se va a rebajar a convivir en una casa humilde, no va a recuperar al hijo pródigo si éste se encuentra en alcoholismo, ni va a ir a platicar con el matrimonio que se está divorciando … Te podría decir mil millones de causas más por lo que la gente se decepciona y se va……..

  5. ejercito del diablo said,

    agosto 1, 2011 a 2:38 pm

    QUE BUENO QUE LA GENTE SE DE CUENTA QUE LA RELIGION FUNDADA POR CONVENIENCIA POR CONSTANTINO ESTE CAYENDO POR SU PROPIO PESO, QUE LA GENTE SEPA QUE SE USO LA FIGURA IMPORTANTISIMA DE UN JUDIO LLAMADO JHESUA QUIEN FUE UN HOMBRE QUE LUCHO CONTRA LOS ROMANOS PARA CONVERTIRLO EN DIOS, SIENDO SIMPLEMENTE UN HUMANO, ESO SI ILUMINADO E INICIADO. MUERTO POR SE ENEMIGO DE ROMA DE TIPO POLITICO, ( TODO AQUEL ENEMIGO POLITICO DE ROMA ERA CRUCIFICADO CABEZA ARRIBA Y AL CONTRARIO, AL ENEMIGO RELIGIOSO SE LE COLGABA BOCA ABAJO ( PARA MAYOR INFORMACION LEAN A ROBERT AMBELAIN) QUIEN ES UNO DE LOS MAXIMOS CONOCEDORES DEL TEMA. LAS RELIGIONES EN GENERAL SON NEGOCIO Y UNA MANERA DE MANEJAR AL POPULO INCULTO, IDOLATRA, QUIEN CAMBIO SUS DIOSES INDIOS EN MEXICO POR LOS NUEVOS DIOSES ESPAÑOLES Y FUERON ULTRAJADOS POR LOS BLANCOS PONIENDO IGLESIAS PARA BLANCOS Y PUROS DE SANGRE Y AL OTRO LADO PONIAN TEMPLOS PARA INDIOS POR NO TENER ALMA NI SER HUMANOS. VEAN TODOS TODOS LOS PUEBLES. AQUI LOS DESGRACIADOS DE LA IGLESIA HAN QUITADO LOS TEMPLOS DE INDIOS PARA QUE LA GENTE NO SE DE CUENTA DE LO QUE EN REALIDAD FUE SU ASQUEROSA RELIGION

  6. Eliseo Rivera Parada said,

    marzo 1, 2012 a 9:25 am

    El clero católico no ha sido congruente entre lo que predica; y en lo que practica. Siempre ha tenido hambre de poder, a querido dominar a las masas y a un a las autoridades que detentan el poder. Por eso el benemérito de las Américas les quitó los privilegios que durante tres siglos tuvieron. Ojalá que nuestros Senadores no cometan el error de echar por tierra lo que costó la sangre de nuestros ancestros.

    • Eliseo Rivera Parada said,

      marzo 7, 2012 a 4:28 pm

      Es evidente que éstos comentarios no son del agrado de quienes revisan las iniciativas tanto del artículo 24 constitucional cómo del 40 de nuestra carta magna.Éste silencio debe mover a la ciudadanía a levantar su voz para ver si nuestros legisladores se dignan a contestar;desirnos algo al respecto, porque muchas voces demandamos no a la reforma del artículo 24 y si a la reforma del 40 donde se inserte que México es país laico y democrático.Laura felicidades y sigue escribiendo.

      • Eliseo Rivera Parada said,

        marzo 13, 2012 a 7:08 pm

        Señores Senadores:Con mucho respeto me dirijo a ustedes:Si quieren tener votos de la cuidadanìa para el primero de Julio no aprueben la reforma del artìculo 24 de nuestra carta magna,y si, inserten en el artìculo 40 de nuestra constituciòn politica que Mèxico es un estado laico y democràtico.lamentaria mucho se queden solos còmo le ocurriò Josefina el domingo pasado.
        Favor de difundir èste mensaje,gacias.

  7. Eliseo Rivera Parada said,

    marzo 8, 2012 a 12:12 pm

    QUIEN PAGARÁ LA VISITA DEL PAPA A México, Y LO QUE HECHO EL ALTO CLERO EN MÉXICO.
    ¿Quién pagará la venida del Papa a México?, que se informe a la ciudadanía mexicana cuánto va a ALTO CLERO CATOLICO POR ocupar al estado mayor presidencial, a los policías federarles, estatales y municipales; y a todos los dispositivos de seguridad. Y a la vez, hago algunas preguntas más: ¿Que Beneficios traerá a México dicha visita? Oh traerá ¿Mas discriminación?, ¿mas intolerancia?, ¿más impunidad del ALTO CLERO?¿mas pederastia que tiene a mucho mexicanos al borde de la paranoia; es bueno que el señor Calderón oh el secretario de gobernación contesten estas interrogantes que se hace el pueblo mexicano. ¿Han sabido ustedes cuánto dinero de su inmensa fortuna a enviado Norberto Rivera, para nuestros conciudadanos de la sierra tarahumara para mitigar su hambre que los lacera? La serie de preguntas fehacientemente lo que ha hecho el ALTO CLERO EN MÉXICO Y SU OBISPO UNIVERSAL.
    El propio papa Pío XI, en vísperas del alzamiento cristero, se pronunció sin rodeos a favor de los sediciosos. El 18 de noviembre de 1926 publicó la encíclica Iniquis Afflictisque, en la que bendijo a los jerarcas católicos y al clero “deseoso de sufrir duras pruebas”.
    José María González y Valencia, arzobispo de Durango y presidente de la comisión de obispos mexicanos en Roma durante el conflicto cristero, dio a conocer sería interminable. Pero esto lo tienen de tarea nuestros gobernantes. Trascribo algunas notas que se encuentran en el foro de la historiadora Laura Campos Jiménez, qué ilustran
    a sus fieles las palabras aprobatorias de Pío XI respecto del levantamiento armado: “Qué consuelo tan grande i…) aprobar vuestros actos y admirar todos vuestros heroísmos (…). Él, pues, el sumo pontífice nundó nuestro corazón de prelado al oír con nuestros propios oídos las palabras del jefe supremo de la Iglesia (…) le hemos mirado conmoverse al oír la historia de nuestra lucha (, os anima a todos, sacerdotes y fieles, a perseverar en vuestra actitud firme y resuelta. Os anima a no temer a nada ni a nadie, y sí sólo temer el hacer traición a vuestra conciencia”.
    Fue justo la publicación de las encíclicas pontificias de Pío XI y las cartas pastorales del episcopado mexicano lo que motivó a muchos sacerdotes católicos a incitar a sus feligreses a la rebeldía armada, desde el púlpito, los confesionarios y la promesa de indulgencias a quienes se diera de alta en el “ejército libertador”, los futuros “santos mártires”.
    También transcribiré una nota completa que salió en el periódico la Jornada
    Rabiosos talibanes del laicismo
    Carlos Martínez García
    La Jornada
    Son personajes que dan miedo. Esos que, según la arquidiócesis primada de México, persiguen las inocentes convicciones religiosas de los integrantes de la alta clase gobernante del país. Los talibanes del laicismo, según el semanario católico Desde la Fe, son enfermos que buscan exterminar a valientes políticos que exponen abiertamente sus creencias religiosas.
    La publicación que prohíja la jurisdicción eclesiástica encabezada por el cardenal Norberto Rivera Carrera ha producido un editorial digno de esa acuciosa antología recopilada, anotada y comentada por el historiador Gastón García Cantú: El pensamiento de la reacción mexicana (segunda edición, revisada y ampliada, tres tomos, UNAM). Para Desde la Fe, los críticos de lo que dijo Felipe Calderón Hinojosa en su discurso de hace dos semanas al inaugurar el sexto Encuentro Mundial de las Familias (católicas) son enfermos de anticlericalismo, fúricos talibanes, cortos de inteligencia, poseedores de una enorme y monumental intolerancia, enfermizos del laicismo, ignorantes, miopes, rabiosos, primitivos defensores no del Estado laico, sino de un Estado arcaico, intransigentes, autoritarios, ignorantes, grotescos, incapaces, antidemócratas, ridículos y ya no le sigo con los adjetivos, pero los lectores pueden encontrar más en la reseña que del editorial católico hizo anteayer el reportero José Antonio Román en las páginas de La Jornada.
    Lo reprobable, para mí, en la asistencia y participación de Calderón Hinojosa al cónclave familiar patrocinado por la Iglesia católica, está en que tomó posición político-ideológica en contra de un Estado cuyo entramado jurídico prometió resguardar. Sus palabras desconocieron la pluralidad religiosa del país. En su discurso minusvaloró, si no es que buscó desaparecer, la gesta social por hacer de México una nación libre del dominio clerical católico. Cuando dio la bienvenida a los asistentes al ya citado encuentro, dijo que les recibía en “la tierra de María Guadalupe y de San Juan Diego, también de los mártires de la persecución y, no puedo omitir el comercial, del primer santo mexicano, que es además mi patrono, San Felipe de Jesús”.
    Si se trataba de hacer menciones a personas e instituciones que coadyuvaron para hacer que México tuviera un perfil religioso mayormente católico, le faltó referirse a la Inquisición en la Nueva España. ¿Y por qué dejar fuera al arzobispo de México (1863-1891) Pelagio Antonio de Labastida y Dávalos, férreo opositor de Benito Juárez y la libertad de cultos? Cuando soltó eso de que México es tierra de “los mártires de la persecución” (religiosa), y lo hizo en el contexto de la óptica católica romana, estaba reivindicando a quienes combatieron con todos los medios a su alcance –entre ellos las armas– la separación del Estado y la Iglesia católica. En muchos casos esos mártires no fueron indefensos creyentes enfrentados a fuerzas persecutoras, sino insurrectos armados dispuestos a cometer todo tipo de atrocidades, que cometieron y en abundancia.
    Y ya que estaba en un acto impulsado desde Roma por Benedicto XVI, bien pudo rescatar la memoria de un antecesor de aquel, Pío IX (papa del 16 de junio de 1846 al 7 de febrero de 1878, JND Kelly, Oxford Dictionary of Popes, p. 309). El 15 de diciembre de 1856, al haber concluido el debate de la nueva Constitución mexicana, Pío IX reprobó que el catolicismo ya no tuviera el lugar de privilegio y exclusividad de los que había gozado desde la Colonia. El jerarca de Roma fue contundente: “Entre otros muchos insultos que ha prodigado a nuestra santísima religión, a sus ministros y pastores, como al vicario de Cristo, [la Cámara de Diputados] propuso una nueva Constitución compuesta de muchos artículos, no pocos de los cuales están en oposición abierta con la misma religión, con su saludable doctrina, con sus santísimos preceptos y derechos… se admite el libre ejercicio de todos los cultos y se concede la facultad de emitir libremente cualquier género de opiniones y pensamientos”. A la luz de lo anterior, no cabe duda, los liberales mexicanos del siglo XIX que enfrentaron el oscurantismo católico son antecesores de los llamados hoy por la publicación Desde la Fe talibanes del laicismo.
    La arquidiócesis de México, al hacer la defensa y hasta elogio de lo que considera valentía de Calderón al externar sus convicciones religiosas, para nada es un factor que promueva la democracia o la tolerancia. Tampoco le interesa, como tramposamente arguye el semanario católico, definirse en favor de la pluralización de la sociedad mexicana. Lo que en realidad hace es pronunciarse de nueva cuenta por el regreso del país a épocas consideradas por la Iglesia católica como gloriosas, cuando tenía el poder para presionar con el fin de convertir su particular concepción de la vida personal y social en normas generales.
    Lanzar una sarta de epítetos contra sus adversarios, como lo hizo la arquidiócesis mediante su semanario, pero evadir la tarea de argumentar es plena muestra de un pensamiento autoritario. Éste, de entrada, niega a los otros la condición de interlocutores, evita tenerles por iguales. Los acostumbrados a ordenar, decidir sobre la vida de otros, exigir a todos cuentas, pero negarse a presentarlas, nada más porque son integrantes de auto consideradas intocables cúpulas clericales, y al hacer escarnio de quienes llaman talibanes del laicismo (en sí misma una contradicción de términos) se pintan de cuerpo entero.

    A LOS LIBRES PENSADORES Y A LAS PERSONAS QUE RAZONAN SIN FANATISMOS LES HAGO LA SIGUIENTE PREGUNA; ¿NO SERÍA MEJOR QUE NUESTROS IMPUESTOS SEAN DEDICADOS A SOLUCIONAR PROBLEMAS DE PRIMERSIMA NECESIDAD QUE HAY EN MÉXICO? GRACIAS POR LEER ESTAS REFLECCIONES Y LES AGRADECERE DIFUNDAN ESTOS CUESTIONAMIENTOS EN LOS FOROS DE OPINIÓN CADA QUIEN EN DESDE SU TRINCHERA.

  8. Eliseo Rivera Parada said,

    marzo 15, 2012 a 12:42 pm

    ¿Còmo haràn los juristas,para solucionar las ambiguedades del artìculo 24constitucional?.la ètica sin regulaciòn no se puede ejercer, y la libertad de conciencia tampoco.tiene que haber una ley reglamentaria para ambas.Señores Senadores mejor se ubiera quedado el artìculo 24 còmo estaba.

  9. Eliseo Rivera Parada said,

    marzo 26, 2012 a 2:07 pm

    Señor Presidente FfELIPE CALDERON HINOJOSA :Los ùnicos que podemos decidir còmo gobernados sòmos los cuidadanos mexicanos,asì que, respetemos nuestra soberanìa y hagamosla respetar.Nadie puede venir desde afuera a decirnos que pugnemos porque haya libertad religiosa sino la soberanìa mexicana que radica en el puede.Asì ningun poder ejecutivo legislativo o judicial.puede resibir ordenes de otro estado,es decir no puede haber un estado dentro de otro estado.EL PAPA QUE ORDENE EN EL VATICONIO NOSOSOTROS SOMOS UN PAÌS DE INSTITUCIONES.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: