Reliquias, guadalupanismo y política en México


Por Sara S. Pozos

Cuando política y fe se mezclan en los espacios y esferas públicas, el resultado no sólo es negativo sino también altamente preocupante. Por eso, cuando hace unos días el presidente Calderón aseguró que todos los mexicanos éramos guadalupanos sin importar la fe que profesamos, me preocupó profundamente porque el mismo que había jurado respetar la Constitución y hacerla cumplir era el mismo que ahora la pisoteaba vilmente. ¿Quién, en su sano juicio, respetará ahora las leyes si el mismísimo Presidente las transgrede?

Lo que hizo Calderón amerita que se aplique todo el peso de la ley al Presidente. Por eso coincido con la historiadora Laura Campos, quien en una misiva enviada a la revista Proceso de esta semana, ha exigido a los otros órdenes de gobierno, a la Comisión Nacional de Derechos Humanos y al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, apliquen la ley al Mandatario y la sanción que corresponda. No debemos, por ningún motivo, pasar por alto tan grave acontecimiento. Por eso mismo, presentaré mi queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos e invito a todos a que hagan lo mismo.

Porque, en su errónea y retrógrada concepción, peligrosísima para la inclusión y el respeto a la diversidad religiosa, para las bases históricas del Estado laico y para la libertad y pluralidad religiosas, Calderón se confiesa públicamente como guadalupano en aras de que por esa vía (la que recorre las luchas entre liberales y conservadores), históricamente sangrienta, recupere el panismo votos que sabía perdidos ya que, en términos políticos, Acción Nacional perderá los espacios que la ciudadanía y no el partido, le quitaron al PRI en el 2000.

Calderón el maniqueo, el intolerante, el confeso y el de pensamiento decimonónico es, sin duda alguna, uno de los peores presidentes que hemos tenido: olvida por completo y conscientemente su investidura presidencial y el respeto que nos debe a todos los ciudadanos que, mexicanos sí pero guadalupanos no, tenemos los mismos derechos que cualquiera que ha nacido en el territorio mexicano. Nos ignora porque para él, todos somos iguales o todos deberíamos de serlo, todos deberíamos de creer en su palabra y la imagen de Guadalupe. En su visión maniquea, ha hecho su oído sordo y como “Ceniciento” vive en una calabaza que él mismo ha construido, una imagen construida para sentirse bien consigo mismo pero alejada totalmente de la realidad.

Pero el dicho de Calderón, por sí mismo cuestionable e insostenible, es sólo el reflejo de cómo la Iglesia católica está recuperando el control de la política y de los políticos para convertir a México en un Estado confesional, regresándolo a épocas y tiempos superados para que, cuando eso suceda, la Iglesia católica recupere los fueros y prerrogativas perdidas.

Un ejemplo más de ese empuje que está haciendo la Iglesia católica pero ahora desde la utilización de la fe por los jerarcas y no por los políticos, es el tema de las reliquias de Juan Pablo II. En otra época, las reliquias siempre fueron objeto de negocio, nacieron para que una diócesis tuviera más ingresos que otra. Hoy en día, las reliquias viajeras de Juan Pablo II tienen dos motivos: el halar turismo para tener gente en los templos y el reivindicar a un hombre que fue cómplice de los abusos sexuales de Maciel.

Pese a los esfuerzos y difusión que ha tenido este último tema, principalmente en Televisa y TV Azteca, la mayoría de los ciudadanos no consideran prioritario ir a conocer los huesos de un hombre.

El Occidental, 26 de octubre de 2011 (http://www.oem.com.mx/eloccidental/notas/n2283497.htm)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: